• Quantum

Tratan cáncer de seno sin extracción de implantes mamarios

Las mujeres con implantes mamarios y que sufren de cáncer de mama, pueden recibir tratamientos con radioterapia para acabar con la enfermedad, sin sufrir una mastectomía y conservando los implantes.




Con la técnica de radioterapia, las pacientes pueden recibir sus tratamientos en tres o cuatro semanas y en algunos casos hasta en un solo día. El tratamiento elimina el tejido cancerígeno, se conserva la mama y el implante no sufre ningún daño.


“Lo primero que debemos tener en claro, es que los implantes de mama no tienen ninguna relación con el cáncer. Es evidente que ha aumentado la tendencia de las mujeres a recurrir al uso de implantes, tanto jóvenes como adultas, y por esta razón, ahora se observan más casos de cáncer de mama con implantes, pero una cosa no tiene relación con la otra”, explica el cirujano oncólogo y senólogo, Mejdi Yodeiri, quien es colaborador del Centro de Radioterapia Siglo XXI.


El especialista añadió que las nuevas técnicas permiten resecar un segmento importante de la glándula mamaria, reconstruir la glándula con sus propios tejidos, no se toca el implante mamario y por lo tanto no se deforma la mama y así se evita extirpar el implante.

“Con las nuevas técnicas disponibles en radioterapia, podemos hacer una intervención a la paciente más dirigida o focalizada, y así evitar la deformidad y el daño a los implantes, porque tampoco se daña la mama”, explicó Yodeiri.


Para el radio-oncólogo del Centro de Radioterapia Siglo XXI, Luis García, la radioterapia es un complemento fundamental en el tratamiento del cáncer de mama cuando se practica una cirugía conservadora. Es decir, cuando se quita el tejido enfermo y se conserva el resto de la mama, sin recurrir a la mastectomía.


“Por lo general, la glándula queda muy bien después del tratamiento, que debe ser irradiado para disminuir el riesgo de que vuelva a desarrollarse el tumor en la misma mama”, mencionó García.

El oncólogo Yodeiri, explica que los implantes mamarios sufren, hasta en un 40% de los casos, algún grado de contractura, que es cuando se deforman o se retraen, pero con la tecnología de radioterapia, prácticamente esos porcentajes se reducen a cero.